El segundo fabricante del mundo en piezas para el automóvil Lear Corporation ha solicitado la protección por bancarrota después de comunicar un plan con acreedores para reestructurar en torno a 3.600 millones de dólares en préstamos.