Las ventas minoristas en Estados Unidos aumentaron en agosto, gracias en parte al programa "dinero por autos viejos" del Gobierno, destinado a reactivar al sector automotriz y a ayudar a fortalecer la economía. Otros segmentos también experimentaron un buen desempeño, lo que constituye una inesperada señal de resistencia de los consumidores.
Las ventas minoristas crecieron el 2,7% en agosto, informó el martes el Departamento de Comercio La proyección promedio de los economistas consultados por Dow Jones Newswires era de un ascenso del 2,0% para el mes pasado. Las ventas de julio cayeron el 0,2%, lo que se compara con la estimación inicial de una disminución del 0,1%.

Si se excluyen las ventas de autos y gasolina, las ventas ascendieron el 0,6% en agosto, su segundo incremento en seis meses. Los gastos del consumidor representan el 70% del producto interno bruto del país. Las ventas de automóviles y piezas registraron un crecimiento del 10,6% en agosto frente al mes anterior, el mayor crecimiento desde la expansión del 25,6% en octubre de 2001.

Las ventas en estaciones de gasolina aumentaron un 5,1% el mes pasado. Si se excluyen las estaciones de gasolina, las ventas minoristas aumentaron un 2,4% en agosto. Los minoristas de muebles registraron una caída en las ventas del 1,6% y las de suministros de jardinería y materiales de construcción retrocedieron un 1,2%.

Las ventas en tiendas de alimentos y bebidas crecieron un 0,5% y en las tiendas de productos electrónicos y electrodomésticos ascendieron un 1,1%. Las ventas de tiendas de mercadería general ascendieron un 1,6% y las de productos deportivos, artículos para pasatiempos, libros y música subieron un 2,3%.

Las tiendas dedicadas a la salud y al cuidado personal registraron un alza del 0,4%; las ventas en restaurantes y bares aumentaron un 0,3%; las ventas minoristas de pedidos por correo y de Internet registraron un crecimiento del 0,1%.