El incremento de la venta de viviendas se produce alentado por un entorno de bajos tipos de interés y reducción del desempleo. De hecho, los precios han subido de media un 6.4 %, lo que para muchos expertos supone una buena noticia. Según Bloomberg, se trata de la mayor subida interanual desde enero de 2006.

Según José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, “al ritmo actual de ventas se emplearían 6.6 meses para absorber el stock actual de viviendas”. Hace un año, esta cifra estaba en 9,1 meses.

Las cifras están todavía muy por debajo de los máximos conseguidos en 2005. En pleno pico del boom inmobiliario se llegaron a vender 7,1 millones de viviendas.