Las ventas de vehículos en Japón registraron en marzo una caída del 31,5% respecto al mismo mes del año anterior, hasta las 323.063 unidades, encadenando así la octava caída mensual consecutiva. A lo largo del año fiscal 2008, que concluyó ayer en Japón, se vendieron menos de 3 millones de vehículos nuevos por primera vez desde 1971, informó hoy la Asociación de Vendedores de Vehículos de Japón (JADA). La crisis económica y sus efectos sobre la caída de la demanda global han golpeado duramente al sector automovilístico de Japón, donde la recesión lleva instalada desde el pasado noviembre "Necesitamos inmediatamente medidas para impulsar el consumo", apuntó hoy Takeshi Fushimi, director de JADA, citado por la agencia local de noticias Kyodo. El total de coches, autobuses y camiones vendidos en la segunda economía del mundo entre abril de 2008 y marzo de 2009 fue de 2.891.901 unidades, un 15,6% menos que el pasado ejercicio fiscal y el nivel más bajo en 38 años.