Las ventas de los minoristas en Estados Unidos han aumentado un 0,2 por ciento en agosto, pero la mayor parte de la ganancia se ha producido en el negocio de vehículos automotores. Si se excluyen las ventas de automóviles y camionetas, las ventas de los minoristas bajan un 0,4 por ciento, lo cual sugiere una mayor cautela de los consumidores.