El sector automovilísticos estadounidenses, uno de los más golpeados por la crisis, empieza a ver luz al final del túnel a tenor de las últimas cifras cosechadas por los grandes fabricantes de coches del país. General Motors, el otrora número uno mundial del sector, ha cerrado el mes de marzo con un crecimiento del 20,6% en sus ventas, que han alcanzado las 188.546 unidades Según ha firmado el grupo de Detroit, el pasado mes matriculó un total de 133.165 vehículos de su marca Chevrolet, lo que supone una mejora del 41%. Sus otras enseñas, Cadillac, Buick y GMC, han incrementado sus ventas un 42%, un 76% y un 45%.