La filial de Ericsson en España creció un 5% en 2007, con 954 millones de euros de facturación, a los que habría que añadir los 105 millones que exportaron sus centros de innovación de competencia mundial situados en el país, según ha dicho hoy su consejero delegado Ingemar Naeve. En una rueda de prensa, el directivo de Ericsson en España ha hecho hincapié en que el negocio de redes, que representa el 48% de la facturación, ha seguido la tendencia de presión a la baja de precios que ha hecho caer los ingresos en este segmento un 5%.