Las matriculaciones de automóviles alcanzaron 702.368 unidades durante los seis primeros meses del año, lo que supone un retroceso del 17,6% respecto al mismo período de 2007 y supone la mayor caída desde el primer semestre de 1993, cuando el mercado automovilístico descendió un 28%, han informado hoy la asociaciones de fabricantes (Anfac) y vendedores (Ganvam). Además, las ventas de automóviles registraron en el primer semestre el volumen más bajo de los últimos diez años, pues hay que remontarse a la primer mitad de 1998 --cuando se matricularon 621.000 unidades-- para encontrar una cifra inferior a la de los seis primeros meses de 2008.
Durante el pasado mes de junio, las matriculaciones de turismos y todoterrenos se situaron en 114.958 unidades, lo que supone un fuerte desplome del 30,8% en comparación con el mismo mes del ejercicio precedente. Por canales, las ventas a particulares y a empresas no alquiladoras, que constituyen el principal elemento del mercado, descendieron un 33,7% en junio y un 20,8% en los seis primeros meses del ejercicio. De su lado, las compras efectuadas por parte de las empresas de alquiler, más afectadas por el paro del transporte entre el 9 y el 16 de junio, descendieron un 20% en junio, con lo que registran por primera vez una tasa negativa en el acumulado del año (-2,6%). Anfac ha destacado que la desaceleración y el deterioro de la situación económica se plasman en una fuerte disminución del consumo privado, un incremento notable de la inflación y un aumento del desempleo, unido al endurecimiento de las condiciones crediticias. A todo ello se suma el malestar generado por el paro en el sector del transporte a mediados de junio pasado, lo que contribuyó a agravar la situación del mercado automovilístico. En junio, la gasolina ganó cuota de mercado al diésel en relación a los meses precedentes, dado que el 33% de los coches comercializados contaba con motor de gasolina, frente al 70% del diésel, como consecuencia de la igualación de los precios del gasóleo y de la gasolina. En el primer semestre, la cuota para los coches de gasolina se sitúa en el 30%, con un 70% para el diésel. Las matriculaciones de coches descendieron en todos los segmentos en los seis primeros meses del año, con especial incidencia en los apartados de todoterrenos grandes (-48,2%), monovolúmenes grandes (-48,2%) y lujo (-45,7%).