El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha afirmado hoy que la economía española tendrá un crecimiento en el segundo trimestre "algo" inferior al 0,3%, cifra que se registró en los tres primeros meses del año. En un desayuno organizado por Europa Press, Solbes ha subrayado que la situación "más difícil" acaecerá a finales de este año y comienzos de 2009. Asimismo, ha destacado que el Ejecutivo no contempla la posibilidad de que haya una recesión, circunstancia que "no es un elemento de trabajo razonable". El vicepresidente segundo del Gobierno ha afirmado que la economía española continuará débil durante algunos trimestres más, para acabar el año con un crecimiento "algo" por debajo del 2%, "lo que supondrá un aumento de la tasa de desempleo". Solbes ha mostrado su confianza en, que a finales de 2009, comience la reactivación económica en España.
Además, ha augurado que la inflación finalizará el presente año alrededor del 4% y señaló que cuanto más flexible sea el funcionamiento del mercado laboral, más fácil será la reubicación de los trabajadores. Solbes ha recordado que el pasado año la economía empezó una senda de desaceleración, una situación "previsible" en un contexto internacional de deterioro "brusco e importante", que ha originado dos perturbaciones, como el menor crecimiento y las tensiones inflacionistas, ya que, ha añadido, España no puede mantenerse al margen. Además, ha indicado que si se intenta trasladar el aumento del coste total para la economía española, la inflación transitoria se convertirá en duradera. Asimismo, ha reconocido que el sector de la construcción está sufriendo un ajuste "necesario", aunque admitió que es "mayor de lo deseado por la restricción del crédito". Solbes ha asegurado que el Gobierno mantiene sus compromisos en materia social para mitigar el impacto en los más desfavorecidos y afirmó que la fase bajista va a suponer un fuerte reto para el país. En este sentido, ha destacado que "durante la larga fase de bonanzas, los distintos gobiernos y la clase social española, han generado unos soportes que serán puestos a prueba en los próximos meses" y que, en su opinión, "deben llevarnos a ser razonablemente optimistas". El vicepresidente ha defendido el diálogo social, "que ha demostrado ser un instrumento útil para hacer reformas equilibradas y duraderas". Sobre el diferencial de inflación con la zona euro, ha señalado que el actual (1,1%) no es el más alto, ya que llegó a estar en el 1,3%, y añadió que ese diferencial es consecuencia "de la menor fiscalidad española en los costes energéticos y de la falta de concurrencia en el sector servicios, especialmente en los no comercializados". Solbes ha subrayado que el déficit exterior no existiría si no se incluyese el petróleo, ya que entonces habría "un claro superávit". Asimismo, ha afirmado que el mantenimiento de los salarios de los altos cargos decidido por el Ejecutivo, es algo simbólico, aunque añadió que las normas simbólicas son "positivas y bienvenidas". Respecto al futuro de las pensiones, ha asegurado que "no conviene bajar la guardia" y defendió "en un sistema de capitalización como el español, cualquier elemento vinculado entre aportaciones y prestaciones y un sistema complementario privado, que tiene ventajas fiscales". El vicepresidente ha insistido en que ningún Gobierno de Europa ha tomado unas medidas de la envergadura de las tomadas por el español, unas medidas que son "serias y bien pensadas". Solbes ha asegurado que el Ejecutivo no tomará ninguna medida para abaratar el despido, "ni para bajar de forma espectacular el Impuesto de Sociedades, ni para que el Estado dé la financiación que el sistema financiero no está dando".