Las reservas estadounidenses de crudo cayeron en 700.000 barriles hasta 304,5 millones en la semana entre el 1 y el 7 de diciembre, anunció hoy el Departamento de Energía (DOE). Las reservas de destilados bajaron en 800.000 barriles hasta 131,5 millones, mientras que las de gasolina subieron en 1,6 millones hasta 202,2 millones de barriles. La previsión media de los analistas consultados por Thomson Financial News era de una caída en las reservas de crudo de 1 millón de barriles, con un alza de 1,5 millones de barriles en el apartado de gasolina y de 1 millón de barriles en el de destilados.