Las reservas de crudo de EEUU bajaron en 800.000 barriles la última semana hasta los 311,9 millones, al igual que las reservas de gasolina, que se han situado en 194,3 millones, según la Administración de Información Energética(EIA)