Lejos de contribuir a desinflar la burbuja inmobiliaria, las propuestas electorales de los principales partidos políticos contribuyen a su mantenimiento o, incluso, favorecen que se genere una nueva escalada de los precios de la vivienda, según un estudio realizado por ADICAE de los programas electorales.

Ninguno de los principales partidos que concurren a las elecciones del próximo día 20 lleva en sus programas electorales propuestas que establezcan mecanismos que contribuyan a desinflar la burbuja inmobiliaria y que, por tanto, sirvan para equilibrar el precio real de las viviendas y mitiguen el problema de alojamiento, que sufren actualmente cientos de miles de familias, según un estudio realizado por ADICAE de los programas electorales.

Tanto para el PSOE como para el PP, el problema de la burbuja inmobiliaria no es una prioridad en sus programas electorales ya que, ninguno lleva medidas que contribuyan a pincharla. Los socialistas eluden fijar medios que garanticen un precio asequible para la vivienda, mientras que los conservadores proponen una política fiscal similar a la que creó la burbuja inmobiliaria.

Las propuestas del resto de formaciones políticas oscilan entre la de IU que defiende que sea el Estado el que compre el parque de viviendas vacías y pague el precio generado por la burbuja; el traspaso de competencias a Cataluña, que propone CiU; la inconcreción de UPyD; la apuesta por el alquiler que hacen ERC y EUIA-ICV y la batería de medidas fiscales que recomienda Compromis.