Las exportaciones y las importaciones en China bajaron por cuarto mes consecutivo en febrero, lo que pone de manifiesto que la crisis mundial sigue pasando factura a la tercera mayor economía del mundo.  Las exportaciones en China en febrero bajaron un 25,7% interanual a 64.900 millones de dólares, frente a la caída del 17,5% registrada en enero. Los seis analistas consultados por Dow Jones Newswires esperaban un descenso más moderado del 6,7%.  En cuanto a las importaciones, bajaron un 24,1% en el segundo mes del año, frente a la caída del 43,1% de enero y la previsión de descenso del 29,8% de los economistas. El superávit comercial chino cayó a un mínimo de 3 años en febrero y podría seguir reduciéndose, según algunos economistas.  En enero y febrero, las exportaciones bajaron un 21,1% interanual a 155.330 millones de dólares y las importaciones se redujeron un 34,2% a 111.440 millones de dólares. El resultado fue un superávit comercial de 43.890 millones de dólares.  El comercio de materias primas básicas -como el petróleo crudo, el carbón y el mineral de hierro- reflejó la caída de la demanda mundial de metales y recursos energéticos, además de la desaceleración de la economía interna china.