Las emisiones de participaciones preferentes alcanzaron aproximadamente 13.000 millones de euros en 2009, lo que supone multiplicar por más de diez las emisiones por importe de 1.246 millones registradas un año antes, según datos del último boletín trimestral de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).Este significativo incremento de las emisiones de participaciones preferentes responde claramente a la estrategia de algunas entidades financieras de reforzar el capital regulatorio, y se hace aún más patente si se tiene en cuenta que las emisiones de estos instrumentos sólo se elevaron a 225 millones en 2007.