Las Centrales de Compras y Servicios (CSS) están en contra de la subida en dos puntos del IVA que propone el Gobierno, ya que lo consideran "un castigo" para el consumidor, según una encuesta realizada por la Asociación nacional de Centrales de Compras y Servicios (Anceco) entre sus asociados. Las CCS consideran que el momento actual no es el más adecuado para la subida de impuestos, al entender que retraerá el consumo y mermará la renta disponible de los ciudadanos por el aumento de precios. Anceco considera que resultará perjudicial para la competitividad entre empresas y que podría comprometer también al empleo en el sector del comercio. Las CSS creen que el consumidor necesita un marco de confianza y seguridad y que lo que provocará la subida del IVA será incertidumbre.