Las cajas de ahorro cerraron el primer semestre con un beneficio atribuido de 3.445 millones de euros, un 32,7% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, y la morosidad hasta agosto se situó en el 5,17%, de forma que, según consideró hoy el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, el año 2009 se podría cerrar con una mora por debajo del 7%.