Las autoridades francesas han elaborado su propia lista de países considerados "paraísos fiscales" en la que figuran 18 territorios, y ninguno de ellos europeo. La lista, adelantada hoy por el diario 'Le Figaro', estará en vigor hasta el 1 de enero de 2011 y servirá para que las empresas francesas instaladas en esos países sean penalizadas mediante un aumento de la fiscalidad.