Las aerolíneas de todo el mundo dejarán de ingresar este año 2.500 millones de dólares por la crisis económica y pueden quedar en números rojos durante años, alertó hoy la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA). El organismo revisará a la baja sus previsiones de crecimiento para 2009 a causa de la baja de la demanda de sus servicios que ha provocado la crisis, reveló en Malasia el director general de la IATA, Giovanni Bisignani. Destacó que el pasado mes de enero, el número de pasajeros se redujo el 5,6 por ciento, particularmente en las compañías regulares, donde bajó el 16,7 por ciento, y el transporte de carga se contrajo el 23,3 por ciento.
El responsable de la IATA cree que la economía mundial comenzará a recuperarse de forma muy gradual a finales de año, pero que será muy difícil obtener beneficios a las compañías aéreas a pesar de la caída en el precio del fuel.

Además, la industria todavía no ha superado el batacazo que representaron los atentados terroristas del 11-S en 2001, añadió Bisignani.

La región más afectada por la crisis será Asia, que abarca el 44 por ciento del mercado mundial de transporte de carga, especialmente China, la India y Japón.

Bisignani reiteró el llamamiento de la IATA para que los gobiernos adopten políticos de "cielos abiertos" y ayuden así a que el sector pueda abastecer de manera más eficaz a sus clientes en todo el mundo.

"El proteccionismo gubernamental ha hecho al transporte aéreo más vulnerable a los vaivenes económicos. Esta crisis debería mandar un mensaje claro de que debemos modernizar las reglas del juego", dijo el director general de la IATA.