Ante el rápido deterioro de las condiciones económicas de Japón y el hecho de que la demanda de fondos del banco central es superior a lo que se esperaba, los miembros del comité de política monetaria del Banco de Japón creen oportuno ampliar las medidas de emergencia durante otros seis meses y realizar un esfuerzo mayor por dar prioridad a unos tipos de interés a mayor largo plazo, según las actas de la reunión celebrada el 18 y el 19 de febrero publicadas el martes. Presionados por el Gobierno para que tome más medidas que contrarresten la recesión más aguda de Japón desde la década de los setenta, los miembros del consejo del Banco de Japón mostraron unanimidad en adoptar todas las propuestas, salvo en la de empezar a comprar bonos corporativos. La autoridad monetaria nipona mantuvo los tipos de interés en el 0,10% en su reunión de febrero pero amplió varios programas de emergencia para ayudar a las compañías a recaudar fondos.