El grupo de inversión francés Lagardere avisó en febrero de 2006 al Ministerio de Economía y a la oficina del primer ministro de la venta de acciones de EADS, investigada por sospechas de ocultar un delito de uso de información privilegiada, informa hoy el vespertino Le Monde. Según el rotativo, Lagardere envió a ambas instancias un memorándum en el que avisaba de la venta de acciones y mencionaba a la Caisse des Dépots et Consignations (CDC), un inversor institucional, como posible comprador. Un informe de la Inspección General de Finanzas reveló ayer la existencia del memorándum y su envío a Economía, pero no citó que en la sede del entonces primer ministro, Dominique de Villepin, también se recibiera el documento.