La francesa Lafarge no cumplió con las expectativas de beneficios para 2010, aunque pronosticó una mayor demanda de cemento en sus mercados este año gracias al rápido crecimiento económico en los países emergentes.

La mayor productora mundial de cemento pronosticó el viernes un alza de entre un 3 y un 6% en la demanda de cemento en sus mercados en el 2011. Para el 2010, había previsto un rango entre un declive de un 1% y un alza de un 3%. El endeudado grupo redujo a la mitad su dividendo, proponiendo pagar un euro por acción para el 2010 en comparación con 2 euros en el 2009.

Lafarge, que compite con la suiza Holcim y la mexicana Cemex, dijo que su beneficio neto subió un 12% a 827 millones de euros (1.120 millones de dólares). Su ganancia operativa se redujo un 1% , a 2.440 millones de euros, mientras que las ventas subieron un 2% a 16.170 millones de euros.