Lafarge registró un notable incremento en los beneficios del primer semestre, superando las previsiones del mercado gracias al recorte de los gastos, lo que le permitió mejorar sus márgenes. El beneficio neto subió un 70% hasta 934 millones de euros, muy por encima de los 876-905 millones de euros esperados por los analistas consultados por Thomson Financial.