Las viviendas pendientes de venta de Estados Unidos cayeron un 7,7% en enero, según los datos publicados hoy por la National Association of Realtors.

Los datos son peores de lo previsto, ya que el índice es considerado un indicador adelantado de hacia donde irán las ventas de viviendas de segunda mano -se realiza en base a los contratos de venta de un inmueble ya firmados, y estas transaciones no se materializan hasta uno o dos meses después-.

Los analistas consultados por Bloomberg habían previsto que una caída del 3,5%, tras la subida del 4,8% -dato revisado desde el 6,3% publicado originalmente- registrada en el mes anterior.