¿Qué pasa con Italia? Tras las últimas sesiones el MIB 30 ha dejado algunos valores en niveles interesantes pero ¿es momento de apostar por el vecino? Lo cierto es que a la Vecchia Italia se le está atragantando el principio de verano y a los precios a los que cotiza su índice no podemos dejar de echar un vistazo a lo que podría ser una buena oportunidad de compra. Venite a vedere.
 
¿Qué le pasa a Italia? En realidad con los datos en la mano el país vecino no ha sufrido ningún cambio sustancial en su economía en las últimas semanas al que se le pueda achacar de manera directa los importantes recortes sufridos en las dos sesiones anteriores.
 
Bien es cierto, señala Álvaro Blasco director de Atlas Capital, que Italia era un nombre que sonaba desde hacía unas semanas e incluso ha dado ya algún susto, como la suspensión de cotización de sus bancos allá a finales de junio cuando en una jornada marcada por la preocupación por la solvencia de sus entidades financieras la reguladora italiana decidía parar la sangría de los títulos de la banca, que se llegaban a dejar hasta un 8%.
 
Pero, ¿qué hay de fondo en todo esto? Si nos fijamos en un plano macro, lo cierto es que los números de la economía italiana no son mucho peor que otros países. Es verdad que la deuda sobre el PIB llega al 120%, pero como señala Javier Flores, analista de Dracon Partners, es un ratio que por sí sólo no justifica las dos últimas sesiones del MIB.
 
Por otro lado el déficit es bajo y se sitúa en el 3,9%, 9 décimas por encima del objetivo europeo y muy por debajo, por poner un ejemplo, del 9% de la economía española.
 
Pero según lo ve el mercado, gota a gota se hace el mar. Así que seguimos añadiendo ingredientes a este cóctel explosivo con regusto a Martini. El crecimiento del primer trimestre fue tan sólo del 0,1%, un dato muy leve para una economía que representa el 15% del PIB europeo.
 
Por si fuera poco, Italia tendrá que afrontar vencimientos soberanos por valor de 173.327 millones de euros hasta diciembre, más del doble que nuestro país, por seguir comparando, que tiene que afrontar 78.473 millones. Aunque eso tampoco debería suponer un problema, según señalan los expertos consultados por Estrategias de Inversión.
 
Un punto a favor de la economía Italiana es la reducida exposición a los países en crisis. Y es que la exposición total que el país transalpino tiene contraída con los periféricos peor parados (Grecia, Irlanda y Portugal) es muy inferior a lo que podría ser, por dar continuidad al ejemplo, la española. Sin ir más lejos, y llevado al caso extremo, España tiene una exposición a la deuda portuguesa de casi el 35% del total mientras que Italia se queda en el 2,5%.
 
 A pesar de todo lo dicho los CDS de la deuda Italiana se han elevado hasta los 270 puntos básicos en una jornada que ha arrastrado a los españoles hasta los 330.
 
Entonces, ¿qué le pasa a Italia?
 
Con los datos en la mano, el sentimiento alarmista que se cierne sobre Italia parece exagerado. “Se ha juntado un poco todo, pero la verdad es que nosotros lo que vemos es una gran oportunidad de compra”, señala Flores.
 
Hay otros factores más concretos, como el que la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Italia haya decidido poner límites a las ventas al descubierto o el run-run tras la reunión de urgencia de los ministros de economía de la eurozona convocada por Van Rompuy, que pueden haber tenido este efecto pánico en el mercado italiano.
 
Pero hay uno en el que han coincidido los expertos consultados por Estrategias de Inversión: la debilidad del gobierno de Silvio Berlusconi parece tener mucho que ver en el riesgo que el mercado ve en la economía Italiana. Un riesgo que para los más atrevidos se puede convertir en oportunidad de compra aunque Blasco avisa, “hay que echarle narices para invertir ahora”.
 
¿Y dónde ponemos esas narices? Pues Flores se ha fijado en el sector bancario entre otros. Intesa San Paolo se ha dejado un 19% en los últimos 7 días lo que habría dejado al valor en niveles interesantes.
 
Según explica Roberto Vázquez analista de Hanseatic Brokerhouse, la tendencia bajista que arrastra el valor parece encontrar en la zona del 1,33 euros una interesante zona de entrada. “Nos gusta este nivel de entrada en largo después de la profunda caída que ha tenido el valor desde Diciembre de 2007, para marcar un nivel de recogida de beneficios en los 2,00 euros y situando un Stop Loss por debajo del nivel de 1,33 no demasiado holgado.”

 
A pesar de ello el experto señala que “dada la volatilidad de los mercados y la situación de la periferia, nuestro objetivo es a corto plazo, dado que un escenario alternativo es un rebote en los 2,00 euros para volver a caer y continuar con la tendencia principal.”
 
Otra estrategia, propuesta desde Dracon Parters EAFI, es aprovechar la composición sectorial del MIB (20% energía, 20% utilities, 20% bancos) para comprar directamente el índice.
 
Otros valores interesantes del MIB se proponen desde DeltaStock. Por un lado y tras una profunda corrección, Ignacio Albizuri, rescata Unicrédito de su viaje al infierno y también propone Enel, valor en el que coincide con Flores.