Bajuk ha insistido en que la situación de Europa es muy diferente a la de EEUU, pues parte de un ritmo de crecimiento alto y no tiene ningún desequilibrio importante, en su balanza corriente ni fiscal, ni en el sector inmobiliario o en los mercados de capital. "Somos menos vulnerables que EEUU"
, según ha asegurado el ministro esloveno, aunque ha recordado que hay que continuar con las reformas estructurales y no abandonar la senda de consolidación presupuestaria.El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha admitido que la situación "no es tan buena como el año pasado", pero ha insistido en que los fundamentos de la economía europea son sólidos y en que el crecimiento mundial ayudará a la UE a sortear el efecto de las turbulencias financieras.En la misma línea, el vicepresidente segundo del Gobierno español, Pedro Solbes, ha señalado que hay "riesgos a la baja" para el crecimiento europeo, a lo que se ha sumado en los últimos meses el repunte de la inflación, pero ha considerado que los fundamentos económicos son sólidos y que la desaceleración será limitada.