La Comisión Europea quiere que la mayor parte de la negociación de los derivados de divisas sea a través de entidades de liquidación para reducir el riesgo de estos mercados, a pesar de la resistencia de éstos durante la crisis financiera, según un documento al que tuvo acceso Dow Jones Newswires.