La Comisión Europea dijo que no ha recibido respuesta del gobierno español sobre las demandas del Ejecutivo de la Unión Europea para que levante las condiciones impuestas a compra de Endesa por parte de la italiana Enel Spa y Acciona SA. El Gobierno tiene hasta la medianoche del lunes para ofrecer una respuesta satisfactoria a la Comisión, o de lo contrario será llevada ante la más alta instancia judicial comunitaria, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
Algunas de las condiciones impuestas por la CNE fueron consideradas contrarias al derecho comunitario, entre las que figuran 'la obligación de preservar la independencia de Endesa y de su marca, y de mantener su centro de decisiones en España', 'la obligación para ciertas unidades de producción de Endesa de comprar cantidades determinadas de carbón nacional'; y 'la obligación de conservar los activos de las redes de electricidad insulares y no continentales'. Las dos restantes exigencias abarcan 'la limitación del porcentaje del servicio de la deuda de Endesa' y 'la aplicación de restricciones en la política de Endesa en materia de distribución de los dividendos'. La comisión ha pedido la anulación de estas condiciones a mediados de mayo y España dispone de un mes para emitir su respuesta. Esta mañana la comisión ha aprobado la compra de Endesa por parte de Enel y Acciona, al considerar que la operación no impide de manera significativa la competencia en el Área Ecónomica Europea. La Comisión ya había dado su visto bueno en julio de 2007, pero en marzo de este año la alemana E.ON A.G., Enel y Acciona modificaron el acuerdo.