La Comisión Europea autorizó de nuevo hoy sin condiciones la compra de Endesa por parte de Enel y Acciona tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario. El Ejecutivo comunitario ya había dado luz verde a esta oferta pública de adquisición (OPA) el 5 de junio de 2007. Sin embargo, Enel, Acciona y E.ON acordaron posteriormente introducir algunos cambios en los activos que se venderán a la eléctrica alemana como parte de la operación, por lo que Bruselas ha tenido que volver a examinar la operación.
El pasado 18 de marzo, Enel, Acciona y E.ON alcanzaron un acuerdo para modificar parcialmente los activos del grupo Endesa que se van a vender a E.ON. Este nuevo acuerdo excluye una de las centrales eléctricas de Endesa que se iban a ceder a E.ON (Foix, en Francia) y substituye una central eléctrica española (Besós 3) por otra (Tarragona 1). Conforme al reglamento sobre concentraciones, la modificación del alcance de la OPA exigía una nueva notificación a Bruselas, pues la decisión previa se había adoptado sobre la base de circunstancias diferentes. No obstante, del análisis de la Comisión se desprende que la incidencia de los cambios sobre el mercado considerado es "insignificante", vistas las mínimas variaciones de las cuotas de mercado de las partes tras el nuevo acuerdo, según informó el Ejecutivo comunitario en un comunicado. La competencia en el mercado español de suministro de electricidad al por mayor, que es el único afectado de manera transversal, "no ha variado materialmente a lo largo del último año", y diversas empresas, como Iberdrola, Unión Fenosa y EDF/Hidrocantábrico, compiten en él con las partes. Así pues, la Comisión "ha llegado a la conclusión de que la transacción propuesta no plantearía objeciones por lo que respecta a la competencia".