La Comisión Europea acusa al fabricante de procesadores Intel de cometer tres tipos de abusos de mercado. La Comisión ha presentado cargos formales contra la compañía por haber utilizado supuestamente tácticas ilegales contra su rival de menor tamaño Advanced Micro Devices (AMD). Según la Comisión Intel proporcionó a clientes estratégicos procesadores para CPU por debajo de su coste en su batalla contra AMD. Además afirma que Intel proporcionó descuentos condicionales a los fabricantes de ordenadores siempre que aceptaran comprarles la mayoría o todos sus procesadores para las CPU. La tercera acusación de la Comisión es que Intel pagos inducir los fabricantes de ordenadores a retrasar o cancelar el lanzamiento productos que utilizaran los procesadores de AMD.