La Seda de Barcelona ha prorrogado el plazo para la venta de su fábrica de Tarragona después de recibir nuevas ofertas, informaron a Europa Press fuentes cercanas a la compañía, que hasta ahora había seleccionado tres ofertas no vinculantes y que calcula que obtendrá hasta 50 millones de euros con esta desinversión. El presidente de La Seda, José Luis Morlanes, explicó la semana pasada, antes de la junta extraordinaria de accionistas para aprobar una ampliación de capital de 300 millones, que la venta de IQA, en Tarragona, se hallaba en la recta final. Repasó que de siete interesados, se obtuvieron tres ofertas no vinculantes, y que antes de hoy lunes 21 de diciembre debía haber una oferta vinculante. Sin embargo, la llegada de nuevos interesados ha decidido a la multinacional catalana a posponer la fecha límite para presentar ofertas vinculantes.