La Seda de Barcelona presentó hoy a la Administración un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que afectará a 139 trabajadores de la fábrica de El Prat de Llobregat, casi un 60% de la plantilla, formada por 234 trabajadores. La suspensión presentada es de 120 días (cuatro meses) en los próximos ocho meses, una medida que es enmarca dentro del plan de viabilidad que ultima la química y que prevé reducción de costes y venta de activos no estratégicos, además de una propuesta de ampliación de capital de 150 millones de euros. La compañía comunicó hoy oficialmente la medida temporal en una reunión con el comité de empresa de El Prat. La dirección argumentó que es una medida "preventiva" ante una situación "difícil" por la que pasa la compañía, según explicaron fuentes cercanas al comité.