El grupo químico La Seda de Barcelona cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas netas de 188,3 millones de euros, que se comparan con el beneficio de 13,8 millones millones logrado en 2007. En un comunicado remitido a última hora del lunes, La seda atribuyó la caída de sus márgenes a la devaluación euro-libra, la caída generalizada de los mercados y la volatilidad de los precios del petróleo. El balance presentado por la compañía incluye partidas extraordinarias como provisiones de EUR1.150,8 millones y gastos de explotación de 258 millones de euros, sin detallar. Además, los gastos financieros ascendieron a 85,1 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 85%.