La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años recuperaba siete centésimas en su primer cambio de hoy en el mercado secundario de deuda pública y avanzaba hasta el 4,18 por ciento. Por lo tanto, el precio de estos bonos, cuya evolución es inversa a su rendimiento, bajó hasta el 103,46% desde el 104,02% del cierre de ayer. En cuanto a los bonos internacionales que muchos inversores emplean como referencia, el rendimiento del alemán a 10 años se elevó siete centésimas, igual que el español, hasta el 3,51%, en tanto que el bono estadounidense pasó del 3,36% al 3,35%.