La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años pierde dos centésimas en los primeros minutos de la sesión en el mercado secundario de deuda pública, hasta el 4,05%.