La reforma de los bancos británicos para separar sus actividades de banca comercial y de inversión tendrá un coste para las entidades de entre 4.000 y 7.000 millones de libras (4.600 a 8.100 millones de euros), afirmó hoy la Comisión independiente para la banca (IBC, en sus siglas en inglés),según informa Invertia.. La cifra calculada por la Comisión es inferior a la de 10.000 millones de libras que habían anticipado los bancos, algunos de los cuales se habían opuesto, en algunos casos con el argumento del coste, a la idea de separar sus actividades. En su esperado informe, cuya aplicación depende del Gobierno, la IBC recomienda que los bancos establezcan un anillo de protección en torno a su negocio comercial (cuentas corrientes y de ahorro, hipotecas, etc), que se gestionará de forma independiente al negocio, más arriesgado, de banca de inversión.