La productividad laboral de EEUU ha crecido un 1,8% durante el segundo trimestre del año. Esta cifra está por debajo de las estimaciones de los analistas, que auguraban un repunte del 2%. Los costes laborales han aumentado un 2,1%, frente al 1,6% esperado.