La compañía petrolera anglo holandesa Royal Dutch Shell concluyó 2009 con un beneficio neto atribuido de 12.518 millones de dólares (9.042 millones de euros), lo que supone un descenso del 52,3% respecto al año anterior, según informó la multinacional, que recortará 1.000 empleos adicionales en 2010 para ahorrar alrededor de 1.000 millones de dólares (722 millones de euros). La cifra de negocio de la segunda mayor compañía petrolera a nivel europeo se situó en 285.129 millones de dólares (205.982 millones de euros), un 39,4% por debajo del resultado del año precedente.