Los países miembros de la OCDE deben proseguir las reformas de sus sistemas de pensiones, tanto públicos como privados, si quieren garantizar su viabilidad financiera y social, según el informe 'Panorama de las pensiones 2009' presentado hoy por el organismo con sede en París. Los autores del estudio aseguran que la crisis financiera ha provocado una pérdida del 23% en el valor de los fondos de pensiones en 2008 y que, si bien los planes privados de jubilación han sufrido de lleno la caída bursátil y del sector inmobiliario, "ningún país ni ningún sistema de pensiones está al abrigo de la crisis".