La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(OCDE) descarta establecer un código de gestión específico para las empresas de capital de inversión y fondos de arbitraje por considerar que sus principios generales son el marco más adecuado. La OCDE reconoce, sin embargo, que mantener un diálogo estrecho con el sector es esencial.