La tasa de desempleo en la OCDE va a seguir aumentando y llegará hasta el 9,9% a finales de 2010 con más de 57 millones de parados, frente a los 37,2 millones que había al terminar 2008, cuando representaban un 6,8% de la población activa. Estas cifra del 9,9%, avanzada hoy, es la más elevada desde los años 70 y coincide con las previsiones que ya había hecho en marzo la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).