Las cajas de ahorros españolas generan y ayudan a mantener 40.000 puestos de trabajo mediante su obra social, lo que representa más de 2.000 millones de euros invertidos durante el pasado año --un 12% más que en 2007-- en proyectos y actividades sociales que suponen un impacto en el producto interior bruto español (PIB) de 1.657 millones de euros.