La morosidad total que afrontarán las entidades financieras españolas alcanzará el 13,3% en 2011, con un total de 231.516 millones de euros en activos dañados, según un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI), que estima una caída en el entorno del 8% para la inversión crediticia entre 2009 y 2011, sin que registre crecimientos positivos hasta 2012. El informe concreta que el dato de la morosidad es la suma de tres componentes: la mora contable, que se situará en el 5% en 2011, con 86.764 millones de euros, las adjudicaciones, que alcanzarán los 71.828 millones de euros, el 4,1% de la inversión crediticia, y los créditos fallidos, que se situarán en 72.924 millones de euros, el 4,2% de la inversión.