Dos días después de que la FED anunciara la compra, por más de 600.000 milllones de dólares, de bonos del Tesoro Público, los emisores de deuda han aprovechado la situación. La venta de bonos corporativos se ha elevado hasta los 15.900 millones de dólares, en la sesión más activa de los dos últimos meses.

Bajos tipos de interés y situación del mercado del crédito igual a momento clave para comprar deuda. Al menos así es como lo han entendido compañías como Coca-Cola o Dow Chemical, que han emitido deuda por un total de 15.900 millones de dólares.

Coca Cola captó 4.500 millones de dólares en su mayor oferta, según datos publicados por Bloombert. La deuda incluye pagarés a 3 años por 1.250 millones de dólares con un cupón del 0.75%, empatando así con Wal-Mart Satores, por el tipo más bajo para ese vencimeinto.

Pero el mayo fabricante de bebidas del mundo no está solo. Dow Chemical y Hardvard University también han aprovechado los mínimos a los que cotiza el precio del dinero para financierase a un bajo coste.  Los expertos del mercado destacan  que las compañías quizá piensan que las tasas van a bajar todavía más pero "si yo fuera una empresa estaría emitiendo todo lo que necesito para Dios sabe cuántos años más",  reconoce Didi Weinblatt de USAA Investment Management en declaraciones recogidas por Bloomberg. 
 
El programa podría elevar el crecimiento del producto interno bruto de Estados Unidos en 0,25 por ciento a 0,5 por ciento el año próximo y en 0,75 por ciento en 2012, escribió el economista primero de Deutsche Bank AG Torsten Slok en Nueva York en un informe ayer.