La aseguradora China Life, la mayor del país renunció a la compra de la filial asiática de American International Group (AIG), una de las principales víctimas de la crisis financiera mundial, confirmó su presidente, Yang Chao.
Yang explicó que su compañía tomó la decisión de no pujar por American International Assurance (AIA) debido a la menguada calidad de sus activos, las condiciones del negocio, y también porque la percepción de la marca ha cambiado "enormemente".
El vicepresidente de la Comisión Reguladora de Seguros de China (CIRC), Li Kemu, había confirmado el pasado 27 de febrero las negociaciones entre ambas aseguradoras para la compra, que ahora China Life ha descartado.

AIG prevé vender su 49 por ciento de AIA por unos 20.000 millones de dólares (15.714 millones de euros), según la prensa local, como parte de su estrategia de venta de unidades en todo el mundo para intentar mantenerse a flote.

De acuerdo con Yang, citado hoy por el diario "China Daily", la aseguradora china remitió el pasado lunes un comunicado a la Bolsa de Hong Kong en el que explicaba que no planea pujar por AIA, el mismo día que AIG anunciaba la mayor pérdida jamás acumulada por una empresa en un sólo trimestre, más de 60.000 millones de dólares (48.022 millones de euros).

Los resultados de AIG, que perdió unos 650 millones de dólares (520 millones de euros) diarios en el último trimestre del 2008, han forzado al Gobierno de Estados Unidos a añadir 30.000 millones (24.011 millones de euros) más a los 150.000 millones (117.861 millones de euros) ya inyectados en la entidad.