La libra sigue siendo de las monedas más afectadas con una caida de 2 centavos frente al dólar. Los analistas creen que la causa de esta depreciación es la aversión al riesgo y la ampliación de políticas de relajación cuantitativa por parte del Banco de Inglaterra.