La inversión extranjera directa (IED) en España descendió el 62% en 2009 respecto al año anterior, hasta 14.694 millones de euros, debido sobre todo a la caída de los beneficios empresariales y a la escasez de financiación para grandes y pequeñas operaciones. Así consta en el último informe de la sociedad pública Invest in Spain, dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que señala que la IED recibida por economías como la del Reino Unido se desplomó hasta un 92%.