Nou Temple, inmobiliaria en concurso, propone a sus acreedores pagar el 50% del importe que les adeuda en un plazo de ocho años, según el convenio presentado a los juzgados de lo Mercantil de Valencia.