El Indice de Precios al Consumo (IPC) en Francia aumentó ligeramente en junio, un 0,1%, después de haber subido un 0,2% en el mes de mayo pero la tasa interanual de inflación bajó un 0,5% tras una reducción del 0,3% en mayo, según informa el Instituto nacional de estadística y estudios sociales (Insee). El Instituto indica que la subida de los precios de la energía se ha visto en gran parte compensada con la rebaja en los productos frescos. Los alquileres, el agua y los servicios de recogida de basuras urbanas han subido, mientras que han disminuído los transportes y comunicaciones. Los productos manufacturados, y sobre todo el vestido y el calzado, han bajado como consecuencia del inicio de las rebajas de verano.