La inflación de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) registró en septiembre un retroceso interanual del 0,3%, mientras que se mantuvo estable respecto al mes anterior. En concreto, los precios de la energía registraron una bajada del 13,9%, frente a la caída del 14,4% de agosto, mientras que los alimentos se abarataron un 0,4%, después de haber subido una décima en agosto