El Ibex 35 comienza en día con un suave rebote del 0,19 por ciento, hasta los 13.900 puntos. Y es que la herencia del varapalo que supuso para Wall Street el primer retroceso del mercado laboral estadounidense en 4 años y la caída del Nikkei de más del 2 por ciento –tras la contracción de tres décimas del PIB nipón en el segundo trimestre con respecto al anterior y del 1,2 por ciento en términos interanuales- se deja notar en la apertura. El ánimo comprador no es firme en un día con el dólar débil y con el petróleo Brent en los 74,65 dólares, en la víspera de la reunión de OPEP.
Aún resuenan los ecos del dato de empleo de EE.UU del viernes – que indican que la salud del mercado laboral al otro lado del atlántico se resiente- y ahora queda por ver el diagnóstico real del resto de la economía. Aún no se conoce el alcance de los “gérmenes” que ha dejado el resfriado del sector de préstamos hipotecarios a riesgo ('subprime'), pero los resultados de Bear Stearns -que conoceremos esta semana- darán algunas pistas. Entre tanto, los inversores prefieren ser cautos y no se animan a comprar de forma clara, a pesar de los niveles alcanzados. Sí llega el rebote a Bankinter, que suma un 1,46 por ciento - tras desplomarse en la última sesión más de un 6 por ciento-, mientras que Gamesa, Acciona e Inditex rebotan más de un 1 por ciento. Sogecable lidera los retrocesos, al bajar un 0,80 por ciento.